¿Quieres aprender y disfrutar a tope con la costura?

Suscríbete y descarga GRATIS una guía con 10 trucos imprescindibles de costura para principiantes

Mi metodología de trabajo para crear mis propias prendas

Mini curso - Día 4

Cuando empiezas con una nueva afición, siempre existen una serie de etapas por las que tendrás que pasar hasta llegar a tu objetivo. Hoy te quiero presentar las etapas necesarias para conseguir crear tus propias prendas a través de la costura. Creo que es bueno saber en qué etapa te encuentras tú personalmente y ver cómo puedes seguir avanzando.

Etapa 1 - Primeros pasos

Conozco mi máquina de coser, los tipos de puntada que tiene. He hecho mis pinitos con cosas muy básicas o incluso he abordado algún proyecto sencillo siguiendo tutoriales en internet. Quieres coser prendas de vestir pero lo ves muy complicado y no te atreves. En internet encuentras algunos tutoriales pero con poco detalle en las instrucciones o con pocas tallas.

Necesitas lanzarte a hacer patrones comerciales de costura. Están diseñados por expertos y gente que sabe. Son fuentes fiables y de calidad en la mayoría de los casos. Tienen un precio muy asequible y te permitirán aprender nuevas técnicas al tiempo que confeccionas una prenda. Disfrutarás mucho y te sentirás motivada. Pero es necesario que primero entiendas qué es un patrón comercial, cuáles son sus partes y aprendas a descifrarlo.

Seguramente alguna vez has echado un vistazo a un patrón comercial y no te has atrevido a abordarlo. Y es normal, porque los patrones comerciales tienen muchísima información y símbolos que no entiendes. Pero justamente toda esa información es lo que les hace tan valiosos. Te van a permitir aprender técnicas de costura y confección de manera directa, sin rodeos y sin frustraciones.

Pero si te lanzas a hacer uno demasiado complejo para ti sin primero haberlo entendido, lo más probable es que acabes abandonando y pierdas la oportunidad de tomar la autopista directa en tu aprendizaje. Es necesario que primero aprendas algunos conceptos y entiendas cómo se trabaja con un patrón comercial.

Una vez que pierdas tu miedo a los patrones y los entiendas, sabrás elegir los más adecuados para ti y entonces es cuando la diversión no tiene límites.

Etapa 2 - Empieza a acelerar

Ya entiendes los patrones comerciales, les has perdido el miedo. Conoces sus partes, entiendes sus símbolos, sabes cómo funcionan y cómo elegir el más adecuado para tu nivel. Eres capaz de confeccionar prendas siguiendo las instrucciones detalladas de un patrón comercial y te sientes motivada. Pero todavía hay cosas que no te atreves a hacer. Algunas prendas más complejas o a adaptar el patrón para que quede perfecto.

Calma, todo lleva su tiempo. No te lances con lo más complicado, ve poco a poco. Es el momento de divertirte y de aprender cosas nuevas con cada patrón.

Empieza con los patrones más completos y sencillos que encuentres, idealmente infantiles. A medida que los vayas completando, busca otros que te permitan aprender nuevas técnicas que no hayas hecho hasta el momento.

Cuando encuentres una marca de patrones que te guste por sus instrucciones detalladas y por el estilo de sus prendas, continúa con ella. Cuanto más detalle y ayuda te ofrezca un patrón más vas a aprender.

Después de haber hecho varios, ya no necesitarás que te expliquen algunas cosas con pelos y señales. Podrás ampliar poco a poco tu rango de patrones comerciales.

Haz diferentes prendas: de arriba, de abajo, vestidos, diferentes tipos de manga... cosas diferentes cada vez para seguir aprendiendo.

Etapa 3 - Coge velocidad y nota la adrenalina

Ya sabes un montón de técnicas de confección y comprendes los patrones comerciales. Has cosido muchas prendas pero quieres lanzarte de una vez con los patrones de revista, que tienen un montón de cosas a muy bajo precio.

Vale, lo entiendo. Los patrones de revista son muy atractivos pero son un caso aparte. Tan solo ve al quiosco o compra una revista (te costará unos 4€) y echa un vistazo a las instrucciones de confección. Te darás cuenta de que no tienen fotos, ni ilustraciones y son realmente escuetas. En definitiva, son para un nivel bastante alto.

A estas alturas, después de haber hecho ya varios patrones comerciales habrás cogido soltura, te sientes capaz de todo y quieres pasar a otro nivel. Estupendo, adelante con los patrones de  revista o con cualquier patrón.

Etapa 4 - No hay quien te pare

Ya controlas los patrones comerciales de cabo a rabo. Has hecho muchas prendas y has aprendido un montón de técnicas de confección. Te sientes segura pero te has dado cuenta de que, en ocasiones, las prendas no se adaptan bien al cuerpo y no sabes cómo solucionarlo.

Los patrones comerciales tienen una pega y es que están basados en medidas estándar (obviamente). En la etapa de conocimiento de un patrón comercial aprenderás a elegir el patrón que le sentará bien a tu cuerpo y la talla adecuada para realizar la prenda. Pero en muchos casos esa talla no se adaptará 100% al cuerpo de la persona para la que vas a realizar la prenda y te darás cuenta de que el resultado está bien pero podría ser mejor. Es normal, porque no estamos hablado de modistería, donde alguien confecciona una prenda en base a las medidas exactas de una persona. Estamos hablando de tallas estándar, que viene a ser lo mismo que cuando compras ropa en tiendas y te la pruebas. Unas te sentarán bien y otras no, incluso aunque todas sean de tu talla.

Para conseguir que esas prendas te queden como anillo al dedo tienes que saber cómo adaptar los patrones. También puedes modificarlos para personalizar las prendas a tu gusto.

Estás en el momento perfecto para aprender a hacerlo. Busca la formación adecuada y de calidad y habrás conseguido dominar 100% los patrones comerciales e incluso hacerlos nuevos con algunas modificaciones.

Etapa 5 - Mete la sexta marcha

Tienes un control total y absoluto de los patrones comerciales. Los entiendes, los modificas, los personalizas y ya no necesitas casi ni las instrucciones de confección. Ahora lo que te gustaría es hacer tus propias creaciones. Saber diseñar tus propios patrones y quizás sacar tu propia marca de ropa o venderlos en internet.

Si este es tu objetivo, ve a por él. Te estás profesionalizando y está claro que vas en serio, así que enhorabuena. Has trabajado duro para llegar hasta aquí y lo has conseguido.

Sigue formándote con mentores y sitios de calidad. Tendrás que aprender qué es un patrón base y a crearlo. Tendrás que entender cómo se hacen las transformaciones de los patrones base para crear tus propias prendas. Y tendrás que seguir trabajando duro y disfrutando a tope de lo que te gusta.

Trabaja sin parar hasta que alcances tus objetivos. No sé lo que vas a tardar. Sólo sé que tienes que seguir trabajando en ello hasta lograrlo.

Asegúrate de que los pilares de tus conocimientos de corte y confección sean bien sólidos antes de pensar en complicados diseños.

Puede que tus objetivos terminen en la etapa 3 o que sueñes con llegar a la etapa 5. Sea cual sea tu meta y estés en la etapa que estés, actúa para alcanzar tus sueños. Da el paso que tengas que dar. Si decides hacerlo por tu cuenta en modo prueba-error irás muy lento. Si apuestas por los atajos irás más rápido.

Pero lo importante no es la rapidez con la que llegues. Lo importante es llegar.